Juan Montalvo, 5, 1º D - 28040 - MADRID
+34 91 598 59 20 inprovo@inprovo.com Login
Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos

La alerta comunitaria por el caso de los huevos contaminados con fipronil se extiende fuera de la UE.

La alerta comunitaria por el caso de los huevos contaminados con fipronil se extiende fuera de la UE.

AECOSAN informa de la situación en España hasta el 1 de septiembre

Desde el 20 de julio, cuando la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) recibió a través del Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF), comunicación de Bélgica sobre la detección de fipronil en huevos, este asunto ha estado en las noticias diarias del verano, tanto por las novedades sobre la extensión geográfica de la alerta como por la presencia de nuevos contaminantes no autorizados detectados también en los huevos.

El 11 de agosto se comunicó a la AECOSAN la distribución desde Francia de una partida de huevo líquido pasterizado destinada a un establecimiento ubicado en el País Vasco, que las Autoridades competentes de esa Comunidad Autónoma inmovilizaron en destino antes de que entrara en la fabricación de alimentos. Posteriormente, el 21 de agosto se ha informado por las autoridades francesas de que los análisis realizados a esta partida son conformes, cumple con la legislación comunitaria y puede ser liberada.

El 17 de agosto,  el RASFF comunicó a la AECOSAN  la distribución, el pasado día 21  de julio desde los Países Bajos, de 50 kg. de huevo en polvo, destinada a un establecimiento de Cataluña, que las Autoridades competentes han localizado en su totalidad, verificando que no se había utilizado y no había entrado en la cadena alimentaria.

El 23 de agosto las autoridades sanitarias de Cataluña comunicaron a la AECOSAN, que una empresa situada en Cataluña había recibido información de su suministrador en Francia de los resultados de los análisis realizados en 26 lotes de ovoproductos enviados desde Francia entre el 23 de enero y el 7 de agosto de 2017, comunicándole que 4 de ellos, uno de yema de huevo y tres de huevo en polvo, habían resultado positivos a la presencia de fipronil. La AECOSAN, solicitó a las Autoridades francesas la confirmación de la información, y el 28 de agosto, respondieron que de los cuatro lotes inicialmente positivos, uno de ellos, compuesto por yema de huevo, ha resultado conforme, mientras que los otros tres, correspondientes a huevo en polvo, han resultado no conformes. Estos tres últimos lotes han sido distribuidos en Cataluña. Los lotes no conformes distribuidos en Cataluña han sido localizados e inmovilizados.

La UE  estudia tomar medidas  

La Comisión Europea ha tratado en su Comité Permanente del 30 de agosto, dedicado en exclusiva a este asunto, la evolución de la alerta comunitaria, y ha debatido sobre la forma de gestionar coordinadamente el problema. Se ha acordado cómo actuar en el caso de huevos o carne de ave contaminados, para los que hay establecidos límites máximos de residuos de fipronil en la legislación.

Acordaron también los protocolos a aplicar en el caso de los alimentos elaborados con huevo contaminado, para evitar distorsiones entre países de la UE. La Comisión prepara un documento guía para orientar las decisiones de los EE.MM. sobre la gestión de alimentos procesados que contengan huevos contaminados.

El Parlamento Europeo trató en su Comisión de Agricultura del pasado 31 de agosto este asunto, y criticó el retraso de las autoridades nacionales para notificar a la Unión Europea la alerta de los huevos contaminados con el pesticida fipronil, por lo que y pide mejoras en el sistema de intercambio de información sobre seguridad alimentaria en la UE. Algunos diputados reclamaron incluso sanciones para los Estados miembros que no comunicaron correctamente información "crucial" sobre seguridad alimentaria, mientras que otros demandaron sanciones disuasorias para los productores o proveedores de este producto.

Las noticias han sido seguidas masivamente por los medios de comunicación y han reforzado el interés por conocer el origen, sistema de producción y controles de seguridad alimentaria y trazabilidad de los huevos.

Los productores españoles han recordado en sus intervenciones ante medios de comunicación que la alerta no ha afectado a ninguna granja de producción española, y que las autoridades han tomado las medidas adecuadas en los casos de productos importados sospechosos. Los consumidores deben saber que los huevos que llegan al mercado son seguros y el sector productor español, profesional y responsable.

Las indicaciones del código marcado en el huevo se han difundido ampliamente en los distintos medios, retomando las informaciones anteriormente facilitadas en la campaña “El huevo de etiqueta”.

 

Los comentarios están cerrados.