Juan Montalvo, 5, 1º D - 28040 - MADRID
+34 91 598 59 20 inprovo@inprovo.com
Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos

Medio Ambiente

Medio Ambiente/Sostenibilidad
Respeto al medio ambiente, nuestro compromiso

El MEP aplicado a las granjas de producción de huevos se refleja en la aplicación de normas específicas para reducir su impacto medioambiental. Las granjas que cuentan con más de 40.000 gallinas tienen en España una Autorización Ambiental Integrada que conceden las autoridades. Para ello deben aplicar las mejores técnicas disponibles para aminorar las emisiones al medio ambiente, reducir el consumo de agua y energía y gestionar correctamente los subproductos y residuos de las granjas.

La gallinaza (estiércol procedente de las deyecciones de las gallinas) es el principal subproducto de la producción de huevos con importancia medioambiental. Su impacto ambiental se reduce desde antes de que se produzca, gracias a que las gallinas son animales muy eficientes en el empleo de los nutrientes, y se alimentan con una dieta perfectamente adaptada a sus requerimientos, lo que reduce el nitrógeno y el fósforo que se depositan en el estiércol y pueden tener efectos negativos en el entorno.

Las deyecciones se recogen y gestionan de forma que se minimiza la emisión de gases contaminantes. La gallinaza se emplea habitualmente como fertilizante orgánico de alta calidad para suelos agrícolas, por su aporte de nutrientes y materia orgánica. España tiene suelos muy necesitados de materia orgánica, y la gallinaza es muy apreciada porque mejora su textura y calidad agronómica (fertilidad).

La ganadería más sostenible

La producción de huevos es una de las ganaderías más eficientes, por su limitado uso de recursos. La gallina tiene un índice de conversión (kg de alimento necesarios para producir un kg. de huevos) muy bajo, gracias a unas mejoras continuadas en genética, sanidad, alojamiento, nutrición  y manejo.

La innovación y el nivel tecnológico de la avicultura moderna han impulsado la mejora de la sostenibilidad en la producción de huevos española en los últimos años. Por ello el huevo se considera, junto con la leche, el alimento de origen animal con menor impacto ambiental (es decir, más sostenible) en su producción.

Todos los sistemas de producción de huevos son sostenibles. El más eficiente y con menor impacto ambiental es la producción en jaula acondicionada, ya que requiere menos recursos (suelo, agua, alimento, gallinas, mano de obra…) que los sistemas alternativos (en suelo, campero y ecológico), para producir la misma cantidad de huevos.